FEPA, FEDAIA y ECAS denuncian el endurecimiento de los criterios para renovar la residencia a jóvenes mayores de 18 años

Proyectos relacionados

Alianza para la mejora de la atención a jóvenes en situación de vulnerabilidad

  • Un cambio de interpretación de la Ley de Extranjería obliga a las personas jóvenes migradas sin referentes a disponer de más de 2.100 euros al mes para las segundas renovaciones del permiso de residencia.
  • A partir de ahora, el dinero que acrediten los/las jóvenes no podrán proceder de prestaciones públicas ni de ayudas sociales
  • La Generalidad debe flexibilizar los criterios para que estas personas jóvenes obtengan el permiso de residencia y trabajo antes de los 18 años.
  • Según los últimos datos del Departamento, se han atendido 8.719 niños y jóvenes llegados a Cataluña entre 2015 y 2020, la mayoría entre 2017 y 2019.

A raíz de un reciente cambio de interpretación de la Ley de Extranjería, a consecuencia de la aplicación de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, se ha producido un endurecimiento de los criterios exigidos a adolescentes migrados sin referentes familiares para renovar su permiso de residencia en España. A partir de ahora se les pide que acrediten contar con medios de vida propios para renovar su permiso de residencia no lucrativa, sin autorización a trabajar, con un mínimo del 100% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) para las primeras renovaciones y del 400% de IPREM para las segundas renovaciones. Esto significa que se exige a jóvenes que no tienen permiso de trabajo unos ingresos de 540 euros al mes para las primeras renovaciones y más de 2.100 euros al mes para las segundas renovaciones.

Además, se ha modificado también el criterio en relación al origen de los recursos y a partir de ahora el dinero que acrediten los jóvenes para cumplir el requisito no pueden proceder de prestaciones públicas ni ayudas sociales. Hasta ahora, todas aquellas personas jóvenes que tenían la suerte de acceder a algún tipo de recurso y contar con el apoyo de determinadas entidades podían acreditar la cantidad mensual correspondiente al IPREM. A pesar de la opción que da el reglamento de valorar un informe de integración social en caso de que no se cumpla alguno de los requisitos (según el artículo 51.6 del Real Decreto 557/2011, de 20 de abril por el que se aprueba el reglamento de la Ley orgánica 4/2000), diversas experiencias demuestran que estos informes no se están teniendo en cuenta.

La Alianza formada por FEPA, FEDAIA y ECAS para la mejora de la atención a jóvenes en situación de vulnerabilidad denuncia que no se están poniendo en valor las circunstancias específicas del colectivo de jóvenes migrados solos y que la incoherencia de pedir unos medios de vida propios a personas que disponen de permiso de residencia sin permiso de trabajo las aboca a la irregularidad y la exclusión. Actualmente, a las personas adolescentes tuteladas por la Administración les debe garantizar el permiso de residencia y trabajo a partir de los 16 años, pero para mantener la posibilidad de trabajar una vez cumplen los 18 años se les exigen unos requisitos difíciles de cumplir, como por ejemplo conseguir una oferta de trabajo de un año a jornada completa.

Para que estas personas jóvenes tengan posibilidades reales de integración social y laboral, es necesario que las medidas de apoyo a partir de los 18 años permitan pasar de una situación de protección a una situación de plena autonomía, eliminando los obstáculos existentes. En Cataluña la ley establece que para disfrutar de los servicios del Área de Apoyo a los jóvenes tutelados y extutelados (ASJTET) de la Generalitat hay que tener la residencia vigente, y con el reciente cambio de interpretación de la Ley de Extranjería los que ya disfrutan de algún servicio de la ASJTET (vivienda, prestación …) el perderán porque se les denegará la renovación de la residencia y los que están pendientes de algún recurso o servicio podrán acceder.

Por todo ello, desde FEPA, FEDAIA y ECAS exigimos:

  • Modificar el Reglamento de Extranjería y flexibilizar los criterios por parte de la Generalidad de Cataluña para que las personas menores de edad y en situación de tutela obtengan el permiso de residencia y trabajo antes del cumplir los 18 años y salgan del sistema de atención a la infancia y la adolescencia con posibilidades de emancipación e integración social y laboral.
  • Aplicar a las personas jóvenes mayores de 18 años la excepcionalidad que nos consta que las instituciones del Gobierno y sus Delegaciones y Subdelegaciones pueden aplicar para conceder las renovaciones del permiso de residencia y trabajo.
  • Procurar un cambio legislativo en el Parlamento de Cataluña para que se cambie la condición de disponer de residencia vigente para poder disfrutar de los servicios del ASJTET.

Desde FEPA, FEDAIA y ECAS nos comprometemos a seguir luchando para que el Estado español cambie la legislación de manera que las personas jóvenes que han migrado solas y han sido tuteladas por la Administración puedan renovar su residencia y permiso de trabajo, en base a un plan de autonomía y emancipación personal que ellas mismas lideren con el acompañamiento profesional necesario para llevarlo a cabo. Las entidades sociales nos sentimos emplazadas, junto con las administraciones públicas y los responsables políticos, a trabajar conjuntamente para conseguir los cambios legislativos explicitados anteriormente y aplicarlos de forma efectiva.

Menú