FEPA, FEDAIA y ECAS reclaman al Govern que pase de la gestión de emergencia a la planificación con recursos estables y concretos

Hay que implicar y coordinar los diferentes departamentos de la Generalitat con una colaboración más estrecha”

Las tres federaciones de entidades que trabajan con los más de 3.500 adolescentes y jóvenes migrados solos en Cataluña —Entitats Catalanes d’Acció Social (ECAS), la Federación de Entidades de Atención y a la Infancia y a la Adolescencia (FEDAIA) y la Federación de Entidades con Proyectos y pisos Asistidos (FEPA)— han presentado hoy una alianza por la mejora del sistema de protección de la infancia, la adolescencia y la juventud en situación de vulnerabilidad que reclama en el Gobierno de la Generalitat pasar de la gestión de la emergencia a la planificación con visión preventiva y los recursos necesarios. “El fenómeno migratorio es estructural, global, y ha venido para quedarse”, ha afirmado Loli Rodríguez, portavoz de ECAS. Por lo tanto, hacen falta “recursos económicos firmes y de continuidad, que nos den estabilidad y seguridad jurídica”, ha añadido Pilar Nuñez, portavoz de FEDAIA.

El documento de posicionamiento conjunto de la alianza –que cuenta con el apoyo de la Taula de entidades del Tercer Sector Social de Cataluña y La Confederación Empresarial del Tercer Sector Social de Cataluña— recoge este planteamiento y subraya como objetivo último la “plena inclusión de los adolescentes y jóvenes migrados solos como sujetos de derechos y deberes”. Ante la próxima presentación de una Estrategia catalana de acogida e integración, las entidades velarán porqué “el Gobierno asuma sus responsabilidades y ejerza el liderazgo que le corresponde desde el punto de vista de las competencias y los recursos“, y confían en la concreción de políticas y medidas para abordar el fenómeno con los recursos adecuados.

Ferran Rodríguez, portavoz de FEPA, ha señalado que “hay que poner orden, así como una mayor implicación y coordinación de los diferentes departamentos de la Generalitat, una colaboración más estrecha con las administraciones locales y más diálogo con el Estado español”. La estrategia conjunta tiene que garantizar un único sistema de protección que no diferencie por cuestiones de origen y el crecimiento de plazas en centros –que tienen que contar siempre con un proyecto educativo integral— tiene que ir acompañado del incremento correspondiente en el resto de recursos: educación, salud, orientación y ocupación… El empadronamiento y los permisos de residencia y trabajo son la base para la integración, pero el trabajo se tiene que basar itinerarios individuales adaptados a la situación de cada joven, puesto que el colectivo no es homogéneo y se tienen que poder dar respuestas diferenciadas.

Una de las principales reivindicaciones de las entidades es ordenar y regularizar los recursos activados en el marco de la emergencia dentro de la Cartera de servicios sociales, ampliándola si es necesario. “Después de tres años de incremento progresivo de las llegadas es indispensable que los nuevos presupuestos prevean la apertura de nuevos recursos de tipología diversa para dar respuesta al conjunto de necesidades existentes, tanto inmediatas (vivienda, alimentación, etc.) como formativas, de acompañamiento y de emancipación”, recoge el documento.

ECAS, FEDAIA y FEPA suman más de 200 entidades que trabajan en Cataluña con jóvenes vulnerables y diseñaron conjuntamente un dispositivo de acogida a los menores migrados solos que se tenía que poner en marcha en la Ciudad de la Justicia. Además de este proyecto, que resta pendiente, actualmente trabajan en una investigación alrededor del colectivo en el marco del posgrado ‘Menores extranjeros no acompañados. Personas en tráfico en busca de una vida digna’ de la Universitat de Barcelona en colaboración con el Col·legi de Treball Social y la Fundació Idea. Los resultados se presentarán este año en una jornada coorganizada por las tres federaciones.

Menú