¿SOMOS UN ALTAVOZ?

Comentábamos el otro día que el entorno nos obliga más que nunca a las entidades que trabajamos con jóvenes tutelados a hacer oír nuestra voz…

Esa afirmación no era del todo correcta, faltaba un matiz significativo…

Quizás lo que deberíamos hacer es dejar  nuestros altavoces para que los jóvenes tutelados y extutelados puedan hacer oír la suya… Tenemos el reto pues de buscar mecanismos de participación real para que los jóvenes puedan hablar… y sean escuchados…

El reto no es fácil.. pero pretendemos empezar a caminar… ¿Cómo lo haríais? ¿cómo podríamos avanzar en este tema?

Menú