La importancia de trabajar la igualdad en el ámbito social

Un escrito realizado por Marc Gavaldà, responsable de comunicación, y Izaskun Olaizola, técnica de proyectos y agente de igualdad en la Federación de Entidades con Proyectos y Pisos Asistidos (FEPA).

Desde hace unos años, la palabra “igualdad” se comenta a todas las empresas como una palabra clave en la estructura organizativa. Un valor clave que se encuentra en la base de todas las instituciones. A todo el mundo le gusta llenarse la boca hablando de igualdad y son muchas las empresas que utilizan este término en su día a día. El sector social no podía ser menos y pocas son las organizaciones que no trabajan en ese ámbito. La pregunta es: ¿cuándo trabajamos verdaderamente la igualdad? ¿Y cuando sólo utilizamos esta palabra para dar una buena imagen hacia el exterior?

En pocas semanas llegaremos al día 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Una fecha muy importante, a nivel mundial, para reivindicar el rol de la mujer en la sociedad. Un día donde la mujer está en el centro. También es un día que las marcas aprovechan para ser más reivindicativas que nunca poniendo sus logos con alguna tonalidad violeta y hacer diversas publicaciones a favor de esa fecha y todo lo que representa.

Hace ya un tiempo que cuando llega esta fecha me pongo a reflexionar. Es muy fácil hacer un tuit diciendo que desde la organización celebramos el día de la mujer, pero, ¿de verdad las empresas y organizaciones están tan concienciadas? Hasta hace poco tiempo en FEPA (Federación de Entidades con Proyectos y Pisos Asistidos) también hacíamos algunas publicaciones de este tipo. Son fáciles de hacer, suelen tener bastante éxito y da buena imagen. ¿Qué motivo había para no hacerlo? Esto nos permite hacer autocrítica como entidad y plantearnos la verdadera utilidad de estas acciones puntuales, a nivel práctico y del día a día.

Es por ello que desde una inicial vocalía de género interna, formada por representantes de la junta directiva y del equipo técnico, se observó la necesidad de iniciar un proceso para incluir la perspectiva de género en la federación, tanto en nivel técnico como entre los y las jóvenes.

En primer lugar, se ejecutó un Plan de igualdad interno del equipo técnico de FEPA (con el apoyo de una consultora especializada), aunque por ley la federación no tiene obligación por tener menos de 50 personas en plantilla. Esto muestra nuestra predisposición a intentar eliminar esta hipocresía latente en muchos casos en lo que se refiere a un tema tan serio como lo es la igualdad.

Para salvaguardar el cumplimiento de este plan y que nada quede en papel mojado, se ha designado la figura del agente de igualdad, así como una comisión de igualdad con reuniones mensuales para conseguir trabajar con perspectiva de género en el día a día de la entidad, así como en la gestión y liderazgo de la FEPA y las entidades que forman parte (promoviendo acciones en materia de igualdad) y, no menos importante, en el trabajo con los chicos y chicas que atiende cada entidad.

Nuestro mayor deseo es el de formar una comisión diversa, paritaria y con representación de todos los territorios, tanto de las entidades que trabajan con chicos como con chicas. Éste se ha convertido en uno de los mayores retos hasta ahora, ya que, según los datos recogidos por el Observatorio de Igualdad y Empleo, el 67% del personal remunerado que trabaja en el tercer sector son mujeres y FEPA actualmente muestra una estructura muy similar a la del sector (más del 75% de las personas en la plantilla son mujeres). Además, en la junta directiva, aunque los tres primeros cargos están ocupados por hombres, 5 de cada 9 miembros son mujeres. Por el contrario, la mayoría de personas jóvenes atendidas son chicos. ¿Por qué es un reto, pues, la creación de una comisión de estas características en un sector tan feminizado?

De la misma forma que existe una correlación entre la precariedad laboral y los sectores más feminizados, debido a un sistema patriarcal interiorizado, y una de las medidas de las políticas de igualdad sería alcanzar la paridad (50%) de cada sector de trabajo, nos encontramos con una muy pequeña o nula participación masculina en acciones que se consideran “sólo de mujeres” y siguen sin verse como acciones beneficiosas para todos y todas por igual. Es nuestra tarea, por tanto, concienciar para que haya una paridad real en comisiones tan importantes como la de Igualdad, ya que esto deriva en condiciones más justas para todos y todas.

Todos ellos son grandes pasos que como federación pensamos que son clave. Ahora ya no tengo la sensación de publicar contenido sin valor cuando llega ese día. Ahora sé que tenemos un plan de acción creado especialmente para tener en cuenta este ámbito y un grupo de personas que se reúne periódicamente para velar por la igualdad en la organización. Seguramente hay mucho trabajo por hacer, pero sin duda estamos yendo en la dirección correcta.

Podéis consultar el escrito original, en catalán, en ESTE ENLACE.

[/vc_column]
Menú